La dieta de la salud

Según un estudio publicado este año en la revista científica British Journal of Nutrition, cada vez hay más evidencia que sugieren que un alto consumo de alimentos ultraprocesados está asociado con un aumento de enfermedades no transmisibles, sobrepeso y obesidad.

Los investigadores de este  estudio observaron que el consumo de alimentos ultraprocesados se asocia con peores índices de riesgo cardiometabólico, enfermedades cerebrovasculares, depresión y mortalidad.

Comer una dieta basada en productos frescos y de temporada es fundamental para vivir una vida sana. En los últimos años son cada vez más los estudios que respaldan la hipótesis de que la dieta mediterránea tiene muchos efectos beneficiosos.

Esta dieta se caracteriza por ingestas elevadas de verduras, legumbres, frutas, frutos secos, cereales, pescado, marisco, aceite de oliva virgen extra, así como una ingesta moderada de vino tinto. Una gran cantidad de evidencias observacionales y experimentales sugieren que seguir una dieta como la mediterránea se asocia con un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, enfermedades metabólicas o cáncer. Además, los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea incluyen la reducción de los lípidos en sangre, menor estrés inflamatorio y oxidativo, y menor probabilidad de trombosis. Por otro lado, existen evidencias que indican que esta dieta mejora la sensibilidad a la insulina. Lo más probable es que estos efectos sean atribuibles a ingredientes bioactivos como los polifenoles, los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados o la fibra alimentaria.

Por ello, si quieres cuidar de tu salud y la de tu familia, elige productos frescos y de temporada.