Esperar antes de actuar

Nos gustan los líderes, entrenadores, jefes o directivos que parecen tener la capacidad de tomar decisiones de forma rápida y convincente, y en cambio, no nos convence aquel que, en alguna ocasión, muestra abiertamente su indecisión sobre algun asunto. Sin embargo, muchos de los errores que cometemos en nuestro día a día se deben a las prisas y al temor de mostrarnos  vulnerables debido a la falta de convicción ante una decisión.

Hay momentos en los que uno tiene que pensar y actuar rápido.

Pero en otros, es mejor esperar y reflexionar antes de actuar.

img_2242

Anuncios