Las rocas del camino

Hay situaciones en la vida que uno no puede predecir. Hechos que por muy improbables que parezcan, ocurren sin previo aviso.

Nada podemos hacer para impedirlas una vez han sucedido.

La diferencia reside en la actitud de uno para hacerles frente. Séneca decía que no hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.

El golpe ya te ha sido dado. La roca no te ha permitido pasar. No obstante, aprovecha cada golpe y cada obstáculo como una oportunidad para poner a prueba tu fortaleza mental, tu autocontrol y tu capacidad para tomar decisiones en momentos difíciles.

 

Anuncios